domingo, 23 de junio de 2013

Papiloma virus

Papiloma: 

La realidad de las verrugas genitales en hombres





Al año, en el mundo, aparecen entre 3-4 millones de casos en hombres. Las cepas del virus que las provocan son distintas a las que causan cáncer
La infección del virus del papiloma humano (VHP) (una enfermedad de transmisión sexual, ETS) puede manifestarse clínicamente de muchas maneras, una de ellas, la más frecuente, son las verrugas genitales (genital warts, según su traducción al inglés). Esta afección puede presentarse tanto en hombres como en mujeres, y aunque el problema en varones ha pasado tradicionalmente más desapercibido, un artículo publicado en el último número de la revista 'The Journal Sexual of Medicine', señala que cada año se diagnostican en el mundo entre tres y cuatro millones de casos de verrugas genitales en hombres. Lo que puede tener consecuencias directas en su calidad de vida.
Según este trabajo, los estudios anteriores se han focalizado siempre en mujeres, debido a la asociación de este virus con el cáncer cervical (aunque las cepas de papiloma que causan las verrugas son diferentes de las que provocan tumores en la zona anal y genital). En cambio, poco se sabe de la repercusión de las verrugas en varones. Así, los responsables de esta investigación, liderados por Asli Kucukunal, del departamento de dermatología del Sisli Etfal Research and Training Hospital en Estambul (Turquía), se plantearon la hipótesis de que los hombres con este problema pueden presentar disfunción sexual, lo que podría aumentar también sus índices de ansiedad y depresión.
Después de analizar a 186 hombres (116 de ellos con esta infección) concluyeron que "los pacientes con verrugas genitales tienen mayores tasas de disfunción sexual, ansiedad y depresión". Por tanto, los investigadores de este estudio advierten que los varones que sufren este problema deben ser evaluados en estas tres esferas.

Las más frecuentes

María Luisa Junquera Llaneza, dermatóloga de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Monte Naranco, en Oviedo, asegura que no se trata de un problema grave, pero que sí puede resultar molesto ("las verrugas se notan y, en ocasiones, pican") y, por ello, causar ansiedad en algunos pacientes que pueden llegar a desarrollar disfunciones sexuales "al sentirse más inseguros o molestos", comenta.
A pesar de que las verrugas son una afección menos trascendente y grave que otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), añade María Jesús Barberá, coordinadora de la Unidad de Infecciones de Transmisión Sexual del Hospital Universitario Vall d'Hebron (Barcelona), generan más preocupación y ansiedad. "La morbilidad que crean es sobre todo psicológica que, además, es mayor que en cualquier otra ETS", expone esta experta quien mantiene que dicha morbilidad puede ser la misma también en mujeres: "El estudio se ha hecho sólo en varones, pero el factor psicológico es el mismo para las mujeres. El paciente nota las verrugas y eso puede generar más molestias, inquietud y preocupación".
Por otro lado, informa la doctora Junquera, "las verrugas genitales ocupan el mayor número, con diferencia, de consultas en las unidades o centros de ETS". Pueden aparecer tan sólo por el propio roce y contacto íntimo con la otra persona, pero "no es un problema importante, tan sólo a veces son complicadas de quitar, porque algunas pueden resultar latosas", puntualiza.
En la actualidad existe un amplio arsenal terapéutico para la eliminación de estas verrugas, que va desde la crioterapia (que utiliza el frío para extirpar la lesión), la cauterización mediante un bisturí eléctrico, o sustancias tópicas como la podofiloxina, elácido tricloroacético o incluso el interferón.
Aunque el preservativo no elimina el contagio -ya que las verrugas pueden aparecer tan sólo con el roce- sí puede disminuir el riesgo de infección y sigue siendo clave "para prevenir el resto de ETS". De este modo, indican que lo más importante ante la aparición de estas verrugas es acudir al especialista, no sólo para poner tratamiento y eliminarlas, sino para evaluar la posibilidad de que existan otras infecciones de transmisión sexual más graves. 

...................................












Dr. JUANJOSE FAJARDO BENAVIDES.

médico cirujano colegiado

médico Dermatólogo
médico Homeópata

CMP 23041 -  RNE 9489


Melasma manchas oscuras en el rostro

DERMATOLOGÍA | Melanocitos

Manchas en la piel, más allá de la pigmentación

Centro de Evaluación Predictiva de L'Oreal en Gerland (Lyon)
Centro de Evaluación Predictiva de L'Oreal en Gerland (Lyon) María Valerio | París  20/06/2013

De todos los componentes de la piel, los melanocitos son los que han acaparado hasta ahora todo el protagonismo en la investigación sobre los trastornos de pigmentación de la piel. Sin embargo, investigaciones recientes señalan que ellos no son los únicos 'culpables'.

El profesor Thierry Passeron, dermatólogo de la Universidad de Niza (Francia), explica a un grupo de periodistas europeos invitados por la compañía L'Oreal a su laboratorio Zviak Research Centre de París, que las últimas investigaciones muestran que problemas de pigmentación, como el melasma (unas manchas color café que aparecen con más frecuencia en algunas zonas del rostro, como el labio superior, las mejillas o la frente), no son sólo una cuestión de acumulación de melanocitos (las células que confieren su color a la piel). "Hemos observado que hay otros problemas histológicos y moleculares", explica el especialista.
En estas instalaciones a las afueras de París trabajan desde hace años con pieles reconstituidas a partir de células humanas de la piel para observar qué ocurre en las capas más profundas de la piel cuando aparecen este tipo de manchas, como el lentigo (esas manchas parduzcas habituales en las manos de personas de cierta edad, causadas por una exposición crónica al sol).
Piel reconstruida en el laboratorio para estudiar la pigmentación.

Piel reconstruida en el laboratorio para estudiar la pigmentación.| L'Oreal

"A nivel morfológico observamos no sólo un incremento de los melanocitos, sino una desorganización total de la estructura de las capas profundas de la piel", explica por su parte Françoise Bernerd, directora científica de L'Oreal para temas de pigmentación. 
Esos análisis muestran una serie de ondulaciones irregulares en la llamada unión dermoepidérmica que separa la dermis de la epidermis; mucho más deformada bajo las manchas que en las zonas adyacentes.
"La unión dermoepidérmica [también llamada lámina basal] está adquiriendo mucho protagonismo en el estudio de los problemas de pigmentación", confirma por su parte el doctor Diego del Ojo, dermatólogo del Hospital Puerta del Mar de Cádiz, sin vinculación con la compañía cosmética. "El problema es que los trastornos de pigmentación son muy diferentes entre sí en función de su morfología, no tiene nada que ver un melasma, con un lentigo que un nevus [lunar]", señala este docente de la Universidad de Cádiz. En muchos de ellos eso sí, y coincide en ello con sus colegas franceses, juega un papel clave la exposición al sol. "En el melasma, desde luego, la fotoprotección es fundamental para que las manchas no se oscurezcan y para que no aparezcan más lesiones", señala el especialista de la Academia Española de Dermatología. "Es una señal de fotoenvejecimiento", coincide con él el doctor Passeron; "y de hecho cada vez vemos a más varones en la consulta preocupados por la aparición de este tipo de manchas que se perciben como un signo de envejecimiento".

En los estudios realizados por los científicos de L'Oreal, presentados este año en congresos médicos como el de la Sociedad Europea de Investigación en Pigmentación y el de la Sociedad Asia-Australia de Dermatología, ASDR, (y pendientes de publicación en una revista científica), se han detectado nada menos que 529 genes alterados en las manchas de la piel, en comparación con otras zonas sin manchas.
"El análisis de estos genes sobreexpresados o silenciados, mostró que muchos de ellos están implicados en procesos como el estrés oxidativo, la inflamación o la homeostasis [el equilibrio de los tejidos]", prosigue Bernerd. Curiosamente, muy pocos de estos genes participan en la producción y regulación de los melanocitos. "Tal vez, los tratamientos contra los problemas de pigmentación que hemos utilizado hasta ahora han fallado porque estaban dirigidos precisamente a estas células", sugiere la investigadora francesa.
El doctor Del Ojo admite que el melasma es un problema 'duro de roer', "de origen desconocido todavía y, probablemente, multifactorial". Se sabe que afecta mayoritariamente a mujeres (sólo el 10% de estas 'manchas de café' aparecen en hombres, según las estadísticas presentadas por Passeron en París), que probablemente tiene un componente genético y en el que, sin duda, las hormonas juegan un papel fundamental. "La fotoprotección solar es la mejor protección", insiste el dermatólogo gaditano.
Los especialistas de la compañía cosmética son cautos a la hora de valorar si sus investigaciones en este terreno pueden tener aplicaciones médicas en otros trastornos de la piel, como el vitíligo (un trastorno también benigno pero caracterizado por una decoloración masiva de algunas zonas de la piel debido a la interrupción de producción de melanina). "Sí, probablemente tengamos que ajustar mejor el foco, tanto para tratamientos cosméticos como médicos", admite Passeron; aunque existen algunas cremas despigmentantes y exfoliantes (peeling), "necesitamos tratamientos de continuidad más eficaces".

Tratamiento Natural e integral del Melasma

Dr. JUANJOSE FAJARDO BENAVIDES.

médico cirujano colegiado

médico Dermatólogo
médico Homeópata

CMP 23041 -  RNE 9489


Homeopatia,el tratamiento para curarse
sin efectos adversos:


Nutrición Salud Energía Control de Peso:


Dermatologia, tratamientos y cuidados de la piel:

miércoles, 19 de junio de 2013

Psoriasis: estudio establece relación con estres

Un estudio realizado por la Universidad de Murcia sobre 800 enfermos de psoriasis ha constatado que existe relación entre las emociones negativas y las lesiones de psoriasis.

El estudio, en el que ha colaborado la asociación española de afectados por esta enfermedad 'Acción Psoriasis', con sede en Barcelona, ha concluido que sentirse deprimido, estar estresado, intranquilo, preocupado o nervioso son estados de ánimo que provocan más severidad y extensión de las lesiones.

Los investigadores, pertenecientes al grupo de Psicodiversidad de la Universidad de Murcia, han subrayado la necesidad de "un tratamiento integral del paciente de psoriasis que permita la atención dermatológica y la psicológica al mismo tiempo".

Según ha informado Acción Psoriasis, la investigación, por el contrario, no ha detectado relaciones de la enfermedad con las emociones positivas, por lo que los investigadores descartan que el estado de ánimo positivo sea un factor protector.

El estudio confirma la hipótesis de la asociación española de afectados de Psoriasis de que existe relación entre ciertas emociones negativas y esta patología.El trabajo se ha llevado a cabo con la recopilación de los datos clínicos de 800 enfermos de psoriasis de diferentes localizaciones geográficas.En el estudio, que se encuentra en su segunda fase, los investigadores están realizando análisis que pretenden incluir el papel que la personalidad podría jugar en la asociación encontrada, bajo la hipótesis de que las emociones negativas no tienen la misma relación con las lesiones en todos los pacientes por igual.