miércoles, 8 de agosto de 2012

Dermatitis Alérgica: irritación de la piel en los niños

Dermatitis atópica

  • dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, que cursa con períodos agudos denominados brotes y períodos en los que la piel parece no sufrir ninguna patología. En estos períodos de brotes los síntomas más destacables son picazón, enrojecimiento, inflamación y descamación. 
  • La dermatitis atópica,( dermatitis alérgica o eccema atópico)  afecta el cuero cabelludo, la cara y el torso. Las personas con eccema a menudo tienen antecedentes de condiciones alérgicas como asma, rinitis o eccema. La dermatitis atópica fue originalmente conocida como prúrigo de Besnier y eccema constitucional, también es llamada neurodermatitis diseminada.  
 ¿A quién afecta?

Esta patología es más frecuente en los niños, alrededor del 10% de la población infantil lo padece, manisfestándose en la mayoría de los casos antes de los 5 años, y afecta por igual a ambos sexos.

Existe según estudios hasta en el 2% de la población general y en 14% de la niñez. Esta enfermedad se inicia antes del primer año de la vida en más de 60% de los pacientes, la incidencia desciende con la edad hacia los 12 años en que apenas el 5% de los pacientes la han visto iniciarse. El inicio en la edad adulta es muy poco común.

¿Dónde afecta?

En función de la edad afecta a una zona u otra del cuerpo:
  • Lactantes: sobretodo en la cara
  • Niños: en los pliegues
  • Adultos: pliegues, manos, muñecas, pies y cara

Origen

El origen de esta enfermedad es multifactorial, puede haber una tendencia genética, alteración inmunitaria, dificultad en la adaptación al medio ambiente.La dermatitis atópica casi siempre está relacionada con ciertas alergias ambientales: casi todos los afectados son sensibles a ácaros del polvo, epitelio de animales y cambios climáticos. Igualmente ciertos alimentos como la leche de vaca pueden ser contraproducentes.
Durante la infancia, puede haber una disminución de los lípidos de la piel, haciendo que este seca,  que produce inflamación, picor, enrojecimiento y descamación. La tendencia a rascarse produce en muchas ocasiones heridas que favorecen la infección, y esto a su vez empeora el problema.

Tratamiento

En función de la fase en la que estemos podemos utilizar unos tratamientos u otros. En los brotes se suelen utilizar productos medicamentosos. Estos se encuentran tanto incorporados a pomadas, cremas u ungüentos, como en forma de comprimidos o gotas, pero estos tratamientos han de prescribirse por un médico dermatólogo.
  • Baño: se recomienda el baño diario a una temperatura tibia. El baño ha de mantenerse aunque nos encontremos en período de brote ya que ayuda a limpiar la piel, elimina las costras y facilita la aplicación posterior de cremas hidratantes y de cualquier fármaco. Los jabones utilizados deben ser de pH ácido o neutro, dado que así se protege el manto graso de la piel y se dificulta la infección bacteriana. Después del baño se recomienda secar suavemente, sin frotar (basta presionar la toalla sobre la piel) y posteriormente aplicar las cremas hidratantes, emolientes o los fármacos.
  • Vestidos y ropa: se recomienda llevar ropa amplia, de algodón. La ropa debe lavarse con jabón suave, enjuagarse bien. No se recomienda el uso de ropa de lana directamente sobre la piel.
Tratamientos no medicamentosos :
  1. Protección facial; ayudan a combatir los síntomas asociados a la piel atópica, restaurando la barrera cutánea. Han de usarse a diario, en brotes y en períodos interbrotes.
  2. Limpieza corporal; es imprescindible el uso de limpiadores emolientes sin jabón (Syndet), nos garantizan una buena limpieza diaria sin trastornar la barrera cutánea.
  3. Cremas y lociones emolientes; las lociones mas fluidas y las cremas más densas, se encargan de restaurar la función barrera de la piel, gracias a sus composiciones ricas en ceramidas.
Tratamientos medicamentosos:
  1. Antihistamínicos; este tipo de medicamentos tanto por vía oral como tópica sirven sobretodo para disminuir el picor, y además gracias a su efecto sedante relajamos al paciente.
  2. Corticoides; sobretodo por vía tópica, ya que por vía oral no son tan utilizados. Su función es disminuir la inflamación. Actualmente se tiende a evitarlos.
  3. Antibióticos; se utilizan tanto por vía oral como tópica, en el supuesto de la sobreinfección bacteriana.
  4. Inmunomoduladores; puesto que se cree que la dermatitis atópica es una enfermedad autoinmune (enfermedad causada porque las células del sistema inmune atacan a las células propias), se pueden utilizar este tipo de tratamientos encargados de controlar la respuesta inmunitaria.

Tratamiento Dermatológico Alternativo
sin corticoides
LLAMAR GRATIS:
Dr. JUANJOSE FAJARDO BENAVIDES.
médico Dermatólogo
médico Homeópata
CMP 23041 -  RNE 9489
 
Homeopatia,el tratamiento para curarse
sin efectos adversos:

Nutrición Salud Energía Control de Peso:

Dermatologia, tratamientos y cuidados de la piel:
  

No hay comentarios: