domingo, 18 de marzo de 2012

El sol que quema antes de los 20 años deja huellas para toda la vida

El sol que quema antes de los 20 años deja huellas para toda la vida

Por: REDACCIÓN SALUD | 17 de Marzo del 2012
Sol antes de los 20
La principal consecuencia de la exposición temprana es el 'fotoenvejecimiento'.
Foto: Fotolia

El 70% del daño en la piel por los rayos ultravioleta ocurre en la juventud y es irreversible.

Empezar a cuidar la piel del sol a los 30 es como regar una planta marchita. Los tratamientos para borrar las manchas, los surcos y las arrugas, y atenuar el envejecimiento son prácticamente inútiles cuando la piel ha sido castigada en la juventud por los rayos ultravioleta.
De acuerdo con un estudio de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), el 70 por ciento del daño solar ocurre antes de los 18 años. Expertos nacionales como Campo Elías Páez, de la Sociedad Colombiana de Dermatología, coinciden con este alarmante diagnóstico. "Una persona promedio se expone en sus dos primeras décadas de juventud a la mitad del sol que debería tomar en toda su vida", advierte.
La principal consecuencia de esta exposición temprana y de la falta de una protección adecuada es el 'fotoenvejecimiento', provocado por los rayos ultravioleta. Este efecto es acumulativo e irreversible, pues produce alteraciones en el ADN de las células cutáneas. Según Páez, los jóvenes no son conscientes de estos daños, porque los efectos no son inmediatos.
"El primer factor externo de envejecimiento de la piel es la exposición excesiva a la que muchos de ellos se someten antes de los 20 años, sostiene el especialista. Son esos mismos jóvenes los que a los 30 exhiben patas de gallo, arrugas, manchas y cambios en la tonalidad de la piel". No obstante, la consecuencia más grave es la aparición a largo plazo de tumores cutáneos, como el carcinoma basocelular "la forma más frecuente de cáncer de piel" o el melanoma, que se manifiesta como un lunar que cambia de forma, tamaño o color.
Roberto Glorio, secretario general de la SAD, insiste en la necesidad de estar muy alertas a estas señales: "Hay que consultar con el dermatólogo ante la aparición de cualquier signo o lesión sospechosa". Pero ante todo, es clave desarrollar una rutina de protección para prevenir daños irreversibles.

Estos pasos son fundamentales para que cuide su rostro de las radiaciones solares. No hay que esperar a la adultez para empezar a hacerlo.
Determine su tipo de piel
No todas las pieles son iguales. Algunas resisten mejor que otras los efectos nocivos del sol, aunque ninguna es totalmente inmune a los rayos ultravioleta. Las personas muy blancas se exponen a un riesgo mayor de deterioro temprano y de lesiones. Generalmente, este tipo de piel no se broncea, se enrojece.
Mientras más oscuro es el tono de piel, hay una mayor tolerancia al sol. Aún así, entre las personas de piel más morena hay algunas que se broncean más fácilmente y otras que tienden al enrojecimiento. Es importante determinar cuál es el efecto del sol en cada caso y elegir la protección adecuada.
Elija bien su bloqueador
Su bloqueador debe tener el factor de protección solar (FPS) más adecuado según su tipo de piel. El recomendado para las más claras oscila entre 30 y 50 (aunque en el mercado se ofrecen productos hasta con protección 100). Estos filtran entre el 96 y el 98 por ciento los rayos ultravioleta B (los más carcinogénicos).
ambién es clave que su bloqueador lo proteja adecuadamente de la radiación ultravioleta A (UVA). Esta se mide en cruces (tres es la máxima protección) o en categorías como 'alta' y 'muy alta', que son las recomendadas. Por último, verifique que sea resistente al agua y al sudor.
Protéjase a diario
Las personas están expuestas a la radiación ultravioleta de forma casi permanente, incluso si el día es nublado o si pasan la mayor parte del tiempo en espacios cerrados, como la casa o la oficina. La radiación que atraviesa las ventanas y la que emanan las luces artificiales también cuenta. Mejor dicho, el uso del bloqueador debe ser tan común como el del cepillo de dientes.
Al broncearse...
Un mes antes de viajar a sitios soleados, consuma alimentos ricos en carotenos como la espinaca, la naranja, la mandarina, la lechuga, la papaya, la zanahoria y las acelgas. Estos alimentos le dan un color especial a la piel y generan cierta barrera protectora. Evite la exposición directa al sol entre las 9:30 de la mañana y las 3:30 de la tarde, pues en ese horario los rayos UVA y B son más dañinos. También utilice gafas y gorros. En la noche, aplique crema hidratante para la cara y el cuerpo.
Aléjese de las cámaras de bronceo
La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), clasificó en el 2010 las camas bronceadoras de rayos ultravioleta en la primera categoría de riesgo de cáncer, el grupo 1 de carcinogénicos para humanos. En Estados Unidos y Europa existen regulaciones para su uso, en especial por parte de los menores de edad.
Cuídese a tiempo
.............................................................................................................................................................................

 LLAMAR GRATIS:

Homeopatia,el tratamiento para curarse
sin efectos adversos:

Nutrición Salud Energía Control de Peso:
Dermatologia, tratamientos y cuidados de la piel:

No hay comentarios: