miércoles, 18 de noviembre de 2009

ROSACEA









Rosácea

17/11/2009
Siempre que vemos a una persona con la cara roja lo asociamos a la timidez, a lozanía e incluso a factores como el consumo de alcohol. Sin embargo, son muchas las personas que desconocen que estas rojeces en la cara son provocadas por alguna patología en la piel, entre ellas la rosácea.


La doctora María Teresa Gutierrez Salmerón, dermatóloga del Hospital Clínico Universitario de Granada y profesora titular de la especialidad en la mencionada Universidad, nos explica en qué consiste la rosácea y qué tratamientos se pueden seguir para evitar que la cara se ponga roja.


¿Por qué nos ponemos rojos?


El síndrome de la cara roja puede ser debido a diversas patologías: un lupus cutáneo o un síndrome carcinoide, ambas fácilmente diagnosticables, pueden ser la causa de esas rojeces. También puede que se trate de un proceso dermatológico llamado rosácea, enfermedad de carácter constitucional que afecta en mayor medida a mujeres que a hombres. Esta afectación de la piel suele aparecer en la pubertad, cuando las personas afectadas notan que se ponen muy rojas pero que esa alteración enseguida se les pasa. Este enrojecimiento es debido a unos vasos que se dilatan y se contraen.


La rosácea, una alteración que provoca la rojez facial


La rosácea es una alteración cutánea que puede tener tres estadios, aunque no en todos los casos se llega al tercero y más grave. El primero de ellos es el que ya hemos comentado, el enrojecimiento facial. Si los vasos dilatados no vuelven a su estado y se quedan de esa manera, el resultado son las antiestéticas venas en la cara. Por último, el tercer estadio es aquel donde se producen lesiones inflamatorias similares al acné juvenil.


Normalmente la rosácea que aparece en chicas jóvenes no pasa del primer estadio, algo que suele ocurrirles con frecuencia. Normalmente con pequeños estímulos como tomar comida picante, el cambio brusco de temperaturas o tomar un poco el sol, la cara se pone completamente roja. A los hombres les afecta más en la nariz, mientras que en las mujeres la zona de influencia son las mejillas.


Antes de detectar una rosácea se comprueba que el paciente no sufra otro tipo de alteración cutánea que pudiera ser más grave. Es lo que se denomina diagnóstico por exclusión. Una vez verificado que se trata de rosácea, es importante hacer saber al paciente que este problema no tiene repercusiones médicas. Lo único a lo que afecta es a la esfera social ya que la cara es nuestra carta de presentación. La rosácea puede crear verdaderos problemas de autoestima y hacer pasar muy malos ratos a la persona que la sufre que, además, nota perfectamente cuando se está poniendo roja. Por este motivo es un problema que hay que ayudar a resolver.

........................................................................................................................


tratamiento natural dermatologico 



No hay comentarios: